En memoria de Michel Montignac

El 26 de agosto pasado a dejado de existir en Francia, luego de luchar con una larga enfermedad y a la edad de 66 años, nuestro querido Michel Montignac, quien hiciera famoso en todo el mundo el tema de los índices glicémicos gracias a su novedoso método de alimentación que surgió en los años 80’s permitiendo cambiar vida de millones de personas en el mundo y que actualmente se encuentra respaldado por muchas investigaciones científicas que indican el considerar el índice glicémico como norma de alimentación, en especial para las personas que padecen de resistencia a la insulina o diabetes.

Desde acá les mandamos nuestras sentidas condolencias a su familia, en especial a su hija Sybille, quien es nutricionista y que seguro continuará con la gran labor de su padre.

Written by Lulamon

Amante de Internet, Pinterest y los gatos. Me gustan las manualidades, el agua y mi cocina es un laboratorio científico donde todo puede suceder.

A ver, si murió a los 66 años, es que muy sano no debió de comer, ya que una alimentación saludable conduce a una vida longeva. en éste blog se dice que la fructosa es saludable (véase los yogurts) cuando se sabe que la fructosa es peor que el azúca, ya que se acumula en el hígado provocando la enfermedad “hígado graso”, así como los cereales integrales, que contienen fitatos que impiden la absorción de los minerales en el organismo. En fín, algunas recetas están bien, pero otras son un auténtico disparate, lo siento pero es que no me parece que tengais una correcta información a la hora de aconsejar una dieta saludable. Saludos cordiales! Tere

Que pena , pero su alma dede de estar tranquila ta que hizo un gran aporte y su nombre sera parte de la historia, murio de diabetes?

Gracias Lula por subir este pequeño homenaje a un hombre que ayudó a tantas personas en el mundo y por supuesto en Chile.
También me dio pena saber su muerte, hace unas semanas buscando más información del método entré a la página oficial y tenían un banner avisando su fallecimiento.
No sabía que su hija siguió sus pasos, es bueno saberlo.
Saludos