in

Los ácidos grasos omega-3 combaten la resistencia a la insulina

img_omegafattyacidslg_1a

Los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 tienen una amplia reputación como agentes protectores frente a la inflamación y el dolor. El efecto protector se debe sobre todo a la inhibición de las sustancias inflamatorias así como a la formación de nuevos lípidos bioactivos, las resolvinas y protectinas, con un papel esencial como mediadores químicos en la resolución de la inflamación. También la ingesta de ácidos grasos omega 3, abundantes por naturaleza en el pescado azul, se ha demostrado eficaz en el tratamiento de enfermedades como el Alzheimer, las afecciones cardiovasculares y el cáncer.

La hipótesis de que el consumo de este tipo de grasas podría proteger también del daño hepático relacionado con la obesidad ha tomado cuerpo en fechas recientes con el descubrimiento del papel positivo de las resolvinas y protectinas sobre el hígado enfermo, aunque de momento sólo se ha demostrado en animales de laboratorio. El acúmulo excesivo de grasa corporal puede provocar el mal funcionamiento del hígado y dar lugar a esteatohepatitis (hígado graso no alcohólico con inflamación) y a otras complicaciones como la resistencia a la insulina, que puede derivar en diabetes tipo II.

Un estudio reciente de científicos españoles procedentes de distintos centros de investigación de Barcelona, junto a investigadores de la Universidad de Berkeley, en California, ha demostrado en ratones que las resolvinas y las protectinas tienen su protagonismo en el efecto protector hepático ya que mejoran el funcionamiento de este órgano e influyen de manera positiva sobre la inflamación.

Dieta antiinflamatoria

Los ratones con una dieta enriquecida en omega 3 muestran menos inflamación del hígado y mejoran su tolerancia a la insulina.

Por primera vez se ha mostrado en animales cómo los lípidos llamados protectinas y resolvinas, derivados de los ácidos grasos omega 3, pueden reducir complicaciones hepáticas como la esteatosis y la resistencia a la insulina, que están con frecuencia relacionadas con la obesidad. Así lo afirman investigadores del Hospital Clinic de Barcelona, la Universidad de Barcelona y la Universidad de Berkeley, en California (EE.UU.). En su estudio publicado recientemente en el FASEB Journal, la publicación oficial de la Federation of American Societies for Experimental Biology, y realizado con animales de experimentación, han encontrado que estos dos tipos de lípidos tienen un efecto protector que podría ser relevante si se demuestra en humanos.

Para llegar a esta conclusión, los autores han estudiado cuatro grupos de ratones con un gen alterado que les produce obesidad y diabetes. Durante cinco semanas alimentaron a estos animales de cuatro formas distintas: al primer grupo se le proporcionó una dieta enriquecida en ácidos grasos omega 3, al segundo se le dio una dieta control, el tercer grupo se alimentó con comida enriquecida en ácido docohexanoico o DHA (ácido graso poliinsaturado omega 3) y el último grupo recibió en exclusiva el lípido resolvina.
A partir de ahí, los ratones que comieron una dieta enriquecida en omega 3 son los que mostraron menos inflamación del hígado, además de haber mejorado su tolerancia a la insulina. Según los propios investigadores esto se debe a que los ácidos grasos omega 3, mientras desencadenaron la formación de las resolvinas y protectinas, con propiedades frente a la esteatosis, también inhibieron la formación de eicosanoides, sustancias relacionadas con la inflamación.

Gerald Weissmann, editor jefe de FASEB, admite que aún queda mucho camino por recorrer hasta probar la protección en humanos y que «lo bueno sobre este estudio es que su información puede ser usada ya, para cenar esta misma noche». Para Weissmann «es probable que comer mucho más pescado (azul) o cambiarse al aceite de canola (colza) pueda marcar la diferencia». El aceite de canola, común en EE.UU. y Canadá, tiene una alta proporción de ácidos grasos monoinsaturados, como nuestro aceite de oliva, y aporta además una interesante proporción de ácidos grasos poliinsaturados omega 3.

Exceso de grasa y daño hepático

La causa más determinante de la esteatosis (exceso de grasa en el hígado) es la obesidad, por detrás del alcohol, que hasta hace poco se identificaba como el origen principal de daño hepático. Se sabe que la obesidad confiere un riesgo entre 2,5 a 3 veces superior que el alcohol para desarrollar lesiones en el hígado. Aunque se desconoce el tiempo necesario que debe transcurrir hasta que este órgano llegue a ser graso, se tiene constancia de que las personas que engordan en muy poco tiempo pueden desarrollarlo con rapidez.
Si posteriores investigaciones demuestran en humanos los resultados del estudio liderado por científicos de la Universidad de Barcelona, esta información podría ser de gran importancia para los médicos y nutricionistas en la reeducación alimentaria de las personas obesas. Ante esta enfermedad crónica, se hace muy necesaria la disminución del exceso de grasa corporal para evitar sus complicaciones.

Paliar el daño hepático con la ayuda de la dieta sería un gran avance en el tratamiento nutricional de la esteatohepatitis no alcohólica. Hasta el momento, el tratamiento más eficaz se basa en dieta hipocalórica, reducción de peso controlada (3-4 kg/mes), ejercicio físico y, una vez disminuida la grasa corporal, mantenimiento del peso con una dieta más controlada en hidratos de carbono y ejercicio físico regular.

Vía | Consumer Eroski

según investigadores españoles.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Written by Lulamon

Amante de Internet, Pinterest y los gatos. Me gustan las manualidades, el agua y mi cocina es un laboratorio científico donde todo puede suceder.

5 Comments

Leave a Reply
  1. puedo aportar que todo lo vegetal no tiene absolutamnete nada de COLESTEROL
    otro punto importante es que a partir de nuestra dieta cubrimos las necesidades de Omega 6 el Omega 3 es el nos hace falta es escencial y lo encontramos en semillas de
    linaza,sesamo, y en sus aceites en menor porcentaje en el aceite de oliva
    el de pepita de uva y de palta son maravillosos!
    pero por cosas del control de peso debe ser restringidos
    pero la linaza con un yogurt light es increiblemente bueno
    cariños

  2. Hola todos y lo que tiene gran fuente de Omega 3 es la semilla de Chia. Tiene un alto contenido en aceites esenciales (Omega 3 y Omega 6).No tiene Colesterol y es libre de Gluten.
    La inigualable cantidad de Omega 3 resulta en los antioxidantes naturales que contiene y hacen imposible la oxidación de los lípidos alimenticios; por lo tanto no tiene olor a pescado. La Chía es la mayor fuente natural de Omega 3.
    Proteínas: tiene alto contenido
    Antioxidantes : combaten el envejicimiento y deterioro de los tejidos que causan enfermedades degenerativas (cáncer, apoplejía, infartos, artritis, etc.)

    Vitamina A: favorece la visión diurna y nocturna, la elasticidad del cutis, la formación de husos fuertes, cabellos, dientes, encías sanas, previene manchas en la piel por la edad.

    Niacina: es una vitamina B que ayuda a combatir la depresión, stress, mejora notablemente el sistema nervioso y contribuye a la belleza de la piel.

    Calcio: previene la osteoporosis o suaviza sus efectos, y las mujeres en edad de menopausia tanto como los atletas necesitan grandes cantidades, siendo esencial en al formación de huesos y dientes.

    Fósforo: nutre el sistema nervioso y mejora la actividad cerebral como por ejemplo la memoria.

    Potasio: evita calambres, sobre todo en deportistas, mejora la actividad muscular y ayuda a mantener la presión sanguínea estable.
    Magnesio: es uno de los minerales esenciales, gran energizante psicifíco, fundamental en la dieta del deportisata, y que además ayuda en la absorción del Potasio y Calcio, y en problemas de depresión, debilidad muscular y presión alta.

    Zinc: promueve el sistema inmunológico saludable, agudiza el gusto y el olfato, gobierna la contractabilidad de los músculos y es importante para las glándulas prósyaticas y órganos reproductores
    Perfil Acidos Grasos Unidad de Medida Chía (Salvia Hispánica)
    Palmítico g/100g 6,4%
    Esteárico g/100g 2,5%
    Oleico g/100g 6,5%
    Linoleico g/100g 20,7%
    Linolenico (OMEGA 3) g/100g 63%
    Análisis Químico Proximal Unidad Medida Chía (Salvia Hispánica)
    Humedad g/100g 7,87%
    Extracto Etéreo g/100g 30,30%
    Proteínas/Nx5,7/ g/100g 19,63%
    Cenizas ( S. Minerales) g/100g 4,26%
    Fibras Crudas g/100g 25,21%
    E.N.N. Carbohidratos g/100g 12,73%
    Calorías x 100 Grs. g/100g 402,14
    Calcio g/100g 1,01%
    Hierro g/100g 0,052%
    Las semillas de CHIA no tiene contraindicaciones médicas. Pueden ser usadas independientemente de la edad. NO tiene sabor ni olor lo que la hace ideal para ingerirla mezclada con alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¡Feliz cumpleaños Livianito!

Gravatar: Agrega una imagen a tus comentarios